sabanas invierno

Un ambiguo amanecer nublado, entre las sábanas, me arrimé a tu espalda hasta pegarme a tu piel. Y la mano entro por su preciosa e inmaculada espalda. Luna. Introduje mi mano dentro de mi camisa y acaricie mi pecho. Pasarían diez días, cuando la policía condujo al sr.Atienza hasta una sala de urgencias . Con […]