sabanas 105

Pesaba cada dedo, pesaban los párpados, pesaban los labios tanto que intentar abrir la boca le parecía igual que intentar mover toneladas de labio. Si pudiera sudar no le importaría tanto el calor. El vehículo, circulando por una carretera secundaria en los albores de la mañana. Hablaba de un grupo de amigos, reunidos en torno […]