sabanas de franela 135

Esas palabras una vez más no me dicen nada, siempre igual. Se llamaba Wang Lan y estas fueron las dos unicas palabras que pronuncio en toda la noche. Aquella noche el viento se agitaba tremulo tras las finas paredes de bambu. Han pasado veinte anios de aquella historia y esta noche de viento la he […]