Y con tu mano izquierda tomarás el borde de la tela de tu mano derecha del lado más largo hasta llegar a la esquina de la sábana. Segunda parte, doblar hasta que queden perfectas. Coge el lado opuesto e introdúcelo dentro de la que tienes cogida. Unimos las puntas: coge las dos puntas izquierdas y únelas a las puntas del lado derecho. Si tú también te has desesperado intentando doblar las sábanas con resorte o elástico, no te preocupes, a continuación te explico un sencillo método para que no termines por “hacerla bola” y aventarla en una esquina de tu closet. Si no logras que tus sábanas estén perfectamente dobladas, no te preocupes, para todo hay una solución. Si te gustan los colores de la Provenza, te recomendamos este look, que combina sábanas lilas y moradas. Es el caso de Lourdes, una usuaria de Twitter que ha venido a solucionar una cuestión que podría provocar a mucha gente.