La misma se encuentra hoy en día en una capilla dentro de la Catedral de Turín, Italia, y no es accesible al público en general. La Sábana Santa fue propiedad de la Casa de Saboya hasta 1982, año en que el último rey de Italia, Humberto II -derrocado en 1946- comunicó a san Juan Pablo II su decisión de otorgársela a la Iglesia. El sudario de Cristo permaneció en la iglesia de Nuestra Señora de Lirey y en poco tiempo se convirtió en un centro de peregrinación. Un poco más al fondo, y a mano izquierda, se encuentra la Capilla del Santo Sudario, que está unida al Palacio Real. El sagrado manto fue depositado en la gran catedral de Turín, contigua al Palacio Real y desde 1694, yace en la capilla que Guarino Guarini construyó especialmente para él. Guarini construyó una capilla ubicada en el ábside de la Catedral de Turín en contacto con el Palacio Real. Por lo tanto, la de la próxima semana no será una ostensión como las del pasado. A finales del siglo XlV la iglesia católica abrió una investigación sobre la autenticidad de la tela y concluyó que había sido pintada. En 1203, el cruzado Robert de Chari declaró haber visto en una iglesia de Constantinopla un tejido con la imagen de Jesucristo.

Sin embargo, las ocasiones para ver el sudario son muy pocas y dependen de la iglesia. Dios nos susurra en nuestros placeres, también nos habla mediante nuestra conciencia, pero en cambio grita en nuestros dolores, que son el megáfono que Él usa para hacer despertar a un mundo sordo”. En fin, que seáis o no creyentes, la visita a la Duomo o Catedral de San Juan Bautista, es una de esas visitas que no debéis de hacer si viajáis a Turín. La Sábana Santa de Turín, también conocida como Santo Sudario o la Sacra Sindone, es una sábana con la figura de un hombre herido y con signos de tortura. Es un trozo de 4,30 por 1,10 metros de lino viejo manchado de sangre, con una imagen del cuerpo de un hombre con visibles signos de tortura. En esta reliquia aparece la silueta de un hombre de cuerpo completo y manchas de sangre que muy previsiblemente pertenecieron a Jesús. La Sábana Santa es uno de los objetos más estudiados por el hombre en su historia.