Me tumbé desnudo junto a ella y la acaricié sus pechos, ella metió su mano entre mis piernas y se giró dándome la espalda. Hoy recuerdo tu mano donde esculpí el futuro lento de los dos, mientras gritabas susurros de placer y yo trataba de detener la derrota de mi cuerpo. Un pensamiento ambiguo entre el placer del amor y el placer del sexo aclaró mis dudas. No nos importaba nada ni nadie, sólo nuestro más íntimo placer (tampoco me importaba si tu disfrutabas o no, sólo quería que me penetrases como si fuese la mujer más maravillosa del mundo). Como ya hemos mencionado, las sábanas de coralina son suaves y absorben la humedad de su cuerpo. Una de sus peculiaridades es que, además de ser cálidas, logran mantener el calor aislándonos del frío y de la humedad exterior. Todo estorba. No podemos perder mucho tiempo, no vaya a ser que entre algún trasnochador y lo vea todo. Es muy fácil de lavar, ya que incluye una funda extraíble. Sus canales de ventilación incorporados garantizan una buena circulación de aire. Centro Industrial, S. A. mas que una ferreteria.